Médula espinal. HE (1). Panorámica. Imagen a bajo aumento de una sección transversal de una médula espinal de conejo. La sustancia gris se localiza internamente, y consta de dos astas anteriores (A) (más ensanchadas y separadas de la superficie de la médula), y dos astas posteriores (P) (que se afilan en sentido posterior y prácticamente contactan con la superficie del órgano). La sustancia blanca, por el contrario, se sitúa por fuera de la gris, y puede dividirse en dos cordones anteriores (Ca), dos cordones laterales (Cl) y dos cordones posteriores (Cp). (G: ganglio raquídeo, ligeramente desplazado hacia delante debido a la rotura de la raíz posterior de ese lado. Rp: raíces posteriores. Ra: raíces anteriores. Puntas de flecha rojas: rafe medio posterior. Puntas de flecha azules: surco medio anterior. M: meninge (duramadre). Flecha: conducto ependimario).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (2). 4x. La sustancia gris consta de dos astas anteriores (A) (más ensanchadas y separadas de la superficie de la médula), y dos astas posteriores (P) (que se afilan en sentido posterior y prácticamente contactan con la superficie del órgano). La sustancia blanca, por el contrario, se sitúa por fuera de la gris, y se divide en cordones: dos anteriores (Ca), dos laterales (Cl) y dos posteriores (Cp). La sustancia gris de ambas hemimédulas, derecha e izquierda, está en contacto tanto por delante como por detrás del conducto ependimario (E), mediante las comisuras grises anterior (flecha roja) y posterior (flecha azul), respectivamente. (Puntas de flecha rojas: rafe medio posterior. Puntas de flecha azules: surco medio anterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (3). 10x. Región central de la médula espinal en la que se aprecia el conducto ependimario (E), tapizado por células ependimarias o ependimocitos, cuyos cilios (punta de flecha) llegan a ser visibles. Inmediatamente por detrás del conducto ependimario se sitúa la comisura gris posterior (asterisco azul) y, más allá, los dos cordones posteriores (Cp) de la sustancia blanca. Por delante del conducto ependimario se localiza la comisura gris anterior (asterisco rojo) (más estrecha que la posterior), la comisura blanca (cb) y los dos cordones anteriores (Ca) de la sustancia blanca. (Flecha roja: rafe medio posterior. Flecha azul: surco medio anterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (4). 10x. En el asta anterior de la sustancia gris de la médula espinal destaca la presencia de somas neuronales de gran tamaño, pertenecientes a neuronas motoras o motoneuronas (puntas de flecha azules). Las delgadas expansiones (puntas de flecha rojas) que irradian desde el contorno externo de la sustancia gris del asta anterior, introduciéndose hacia el territorio de la sustancia blanca, tanto cordón lateral (Cl) como cordón anterior (Ca), corresponden a paquetes de axones de neuronas radiculares (de motoneuronas y, en las metámeras de D1 a L2, también de neuronas preganglionares vegetativas; éstas no aparecen en la imagen). (Cp: cordón posterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (5). 20x. Asta anterior de la médula espinal en la que pueden verse los somas de las motoneuronas (flechas azules), de gran tamaño y forma estrellada. Poseen un núcleo grande y esférico, de cromatina laxa, y grumos de Nissl gruesos en el citoplasma. Existen además otras neuronas (puntas de flecha azules) de mucho menor tamaño. Los núcleos más pequeños, dispersos por el neuropilo, pertenecen a distintos tipos de células gliales. La sustancia blanca (Sb) posee multitud de fibras nerviosas mielínicas centrales (puntas de flecha rojas) seccionadas transversalmente. Hay paquetes de axones de motoneuronas (flechas rojas) que, desde la sustancia gris, se introducen en el territorio de la sustancia blanca.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (6). 10x. La sustancia blanca (Sb) de la médula espinal está constituida por fibras nerviosas mielínicas centrales que, al formar fascículos tanto ascendentes como descendentes, aparecen siempre seccionadas transversalmente en un corte transversal de la médula (de ahí su típico aspecto, un punto rodeado por un halo claro). Se observan también finos paquetes de fibras nerviosas (puntas de flecha), correspondientes a axones de motoneuronas (y de neuronas preganglionares vegetativas en las metámeras D1 a L2), que discurren en el plano de corte, y que acaban por abandonar la médula espinal, constituyendo la raíz anterior (Ra). Arriba, a la izquierda, se aprecia una pequeña porción del asta anterior (asterisco). El grueso tabique de tejido conjuntivo fibroso visible en la parte inferior de la imagen, corresponde a meninge (M), en concreto a duramadre.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. HE (7). 10x. El extremo del asta posterior de la médula espinal llega casi a contactar con la superficie del órgano. En esta imagen se aprecia el apex o vértice (asterisco) del asta posterior, destacando el pequeño tamaño de los numerosos somas neuronales ahí localizados. Nótese cómo la raíz posterior (Rp), constituida por fibras nerviosas provenientes del ganglio raquídeo, está penetrando en la médula espinal, estableciendo la frontera entre los cordones posterior (Cp) y lateral (Cl) de la sustancia blanca.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (1). Panorámica. Imagen a bajo aumento de una sección transversal de una médula espinal de rata. El violeta de cresilo es una anilina básica que va a teñir los núcleos celulares y - muy eficazmente - los grumos de Nissl de las neuronas. Por ello, con esta técnica se diferencia fácilmente la sustancia gris, localizada internamente, que consta de dos astas anteriores (A) (más ensanchadas y separadas de la superficie de la médula), y dos astas posteriores (P) (que se afilan en sentido posterior y prácticamente contactan con la superficie del órgano). La sustancia blanca, por el contrario, se tiñe muy poco, se sitúa por fuera de la gris, y en ella pueden distinguirse dos cordones anteriores (Ca), dos cordones laterales (Cl) y dos cordones posteriores (Cp). (Flecha: conducto ependimario).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (2). 10x. Con esta técnica la sustancia gris se distingue perfectamente por la presencia de somas neuronales, fácilmente identificables por la tinción de sus grumos de Nissl. En la imagen se aprecia el asta anterior (A), en la que destacan las motoneuronas (puntas de flecha azules), de gran tamaño. También se observa una parte del asta posterior (P), en la que las neuronas son de calibre menor. Vemos además porciones de los cordones anterior (Ca), lateral (Cl) y posterior (Cp) de la sustancia blanca. Los pequeños núcleos celulares que se visualizan en ella corresponden principalmente a células de glía (asimismo presentes en la sustancia gris). La sustancia gris de ambas hemimédulas está en contacto tanto por delante como por detrás del conducto ependimario (E), mediante las comisuras grises anterior (flecha roja) y posterior (flecha azul), respectivamente. (Puntas de flecha rojas: surco medio anterior. Asterisco: comisura blanca, localizada entre la comisura gris anterior y el fondo del surco medio anterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (3). 20x. Asta anterior de la médula espinal, en la que aparecen abundantes somas neuronales de forma estrellada, en su mayoría de tamaño grande, que corresponden a las motoneuronas (flechas) del asta anterior. Poseen grumos de Nissl gruesos, y un núcleo (punta de flecha roja) de cromatina muy laxa, con un nucleolo llamativo. Los somas neuronales de pequeño calibre (punta de flecha azul) podrían pertenecer a neuronas Golgi II (como las neuronas de Renshaw). Los núcleos celulares sin citoplasma apreciable, dispersos entre los somas neuronales, corresponderían a diversos tipos de células de glía.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (4). 40x. Motoneuronas del asta anterior de la médula espinal. La que ocupa el centro de la imagen es característica: soma grande de forma estrellada, con grumos de Nissl gruesos, y un núcleo (flecha) de cromatina muy laxa y nucleolo desarrollado (junto al nucleolo se llega a ver un pequeño corpúsculo de Barr). Los núcleos celulares sin citoplasma apreciable (puntas de flecha), dispersos entre los somas neuronales, corresponderían a diversos tipos de células de glía.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (5). 100x. . Motoneuronas del asta anterior de la médula espinal vistas a gran aumento. La que aparece a la derecha muestra todas las características típicas: soma grande de forma estrellada, con grumos de Nissl gruesos, y un núcleo (flecha azul) de cromatina muy laxa y nucleolo desarrollado. Las dos prolongaciones neuronales (flechas rojas) que se observan han de catalogarse como dendritas, puesto que presentan grumos de Nissl (puntas de flecha). Recuérdese que el axón carece de grumos de Nissl. (En la neurona de la izquierda se observa una región del soma desprovista de grumos de Nissl: se trata del cono de arranque o cono de origen (asterisco) del axón.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (6). 100x. Imagen a gran aumento de una motoneurona del asta anterior de la médula espinal. El soma, de forma estrellada, posee grumos de Nissl gruesos, así como un núcleo (n) esférico de cromatina muy laxa y nucleolo (flecha) muy desarrollado. La diminuta formación esférica adherida al nucleolo corresponde a la cromatina sexual o corpúsculo de Barr (punta de flecha roja), por lo que se deduce que la muestra es de un animal de sexo femenino. La prolongación gruesa que, emergiendo del soma, se dirige hacia la derecha es indudablemente una dendrita, puesto que presenta grumos de Nissl (punta de flecha azul). Los pequeños núcleos, de formas y tamaños diversos, rodeados de citoplasma apenas perceptible, corresponden a células de glía.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (7). 10x. Imagen del asta posterior de la sustancia gris, en la que se comprueba cómo llega prácticamente a contactar con la superficie del órgano. El asta posterior alberga un gran número de somas neuronales, destacando el pequeño tamaño de aquellos localizados en el apex o vértice (asterisco rojo), mientras que los situados más anteriormente (asterisco azul) son de calibre apreciablemente mayor. En la parte superior de la imagen puede observarse la raíz posterior (Rp) penetrando en la médula espinal. A derecha e izquierda del asta posterior, se aprecia tanto el cordón posterior (Cp) como el cordón lateral (Cl) de la sustancia blanca.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Violeta de cresilo (8). 20x. El extremo del asta posterior de la médula espinal llega casi a contactar con la superficie del órgano. En esta imagen se aprecia el apex o vértice del asta posterior, llamando la atención el pequeño tamaño de los numerosos somas neuronales ahí localizados. Nótese cómo la raíz posterior (Rp), constituida por fibras nerviosas provenientes del ganglio raquídeo, está penetrando en la médula espinal. Se establece así la frontera entre los cordones posterior (Cp) y lateral (Cl) de la sustancia blanca.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (1). Panorámica. Sección horizontal de la médula espinal a la altura de la región cervical (nótese el predominio del diámetro transversal). La técnica de Klüver-Barrera incorpora tanto violeta de cresilo (tiñe los grumos de Nissl de las neuronas) como azul luxol (tiñe de color azul brillante la mielina). Por ello, la sustancia blanca, con sus cordones anteriores (Ca), posteriores (Cp) y laterales (Cl), se tiñe intensamente. No obstante, llama la atención la gran cantidad de mielina que hay en la sustancia gris (Sg). Las regiones pálidas, en forma de casquete o letra “V” invertida, situadas en la zona más dorsal de ambas astas posteriores, corresponden a la sustancia gelatinosa de Rolando (R), muy pobre en mielina. (A: astas anteriores. P: astas posteriores. Flecha roja: conducto ependimario).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (2). 4x. La sustancia gris de la médula espinal posee, si bien menos que la blanca, una abundante cantidad de fibras mielínicas, como demuestra la tinción efectuada con la técnica de Klüver-Barrera (el azul luxol tiñe de color azul brillante la mielina de las fibras nerviosas mielínicas). En la sustancia gris se aprecian los somas neuronales, teñidos de color violeta por el violeta de cresilo, más grandes los de las astas anteriores (A) y notablemente más pequeños los de las posteriores (P). En el centro de la médula está el conducto ependimario (E), flanqueado, por delante y por detrás, respectivamente, por las comisuras grises, anterior (a) y posterior (p). (R: sustancia gelatinosa de Rolando. Ca: cordones anteriores. Cl: cordones laterales. Cp: cordones posteriores. Flecha roja: surco medio anterior. Flechas azules: rafe medio posterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (3). 10x. Conducto ependimario (E), tapizado por ependimocitos, flanqueado por las comisuras grises, anterior (a) y posterior (b), que ponen en contacto la sustancia gris de ambas hemimédulas. Por delante de la comisura gris anterior, y hasta el fondo del surco medio anterior (flecha roja), se localizaría la comisura blanca (Cb). Nótese cómo los somas neuronales están localizados en la sustancia gris, siendo más grandes (punta de flecha roja) los situados más anteriormente, y más pequeños (punta de flecha azul) los más posteriores. (Ca: cordones anteriores. Cp: cordones posteriores. Flecha azul: rafe medio posterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (4). 10x. Asta anterior de la sustancia gris de la médula espinal. Además de los somas de las motoneuronas (puntas de flecha), es llamativa la abundante cantidad de fibras nerviosas mielínicas en la sustancia gris. Estas fibras parecen discurrir sin orden aparente, bien de modo individual o agrupándose en pequeños paquetes. Se observan grupos de fibras (flechas) que desde la sustancia gris irradian hacia la sustancia blanca. (Ca: cordón anterior. Cl: cordón lateral).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (5). 20x. Asta anterior de la médula espinal, en la que se aprecian varios somas de motoneuronas (flechas rojas), de forma estrellada. Estas neuronas poseen grumos de Nissl gruesos y un núcleo de cromatina laxa y nucleolo desarrollado. En el neuropilo llama la atención la gran cantidad de fibras nerviosas mielínicas (teñidas de color azul brillante por el azul luxol), que discurren en aparente desorden. A veces se agrupan en pequeños paquetes, algunos de los cuales (flechas azules) pueden verse abandonando la sustancia gris y pasando al territorio de la blanca, para finalmente constituir la raíz anterior (no visible en la imagen). (Sb: sustancia blanca).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (6). 40x. Sustancia gris del asta anterior de la médula espinal, en la que se aprecian varios somas de motoneuronas (flechas rojas), grandes y de forma estrellada. Estas neuronas poseen grumos de Nissl gruesos y un núcleo de cromatina laxa y nucleolo desarrollado. En una de estas motoneuronas se aprecia, junto al nucleolo, una estructura compatible con el cuerpo accesorio de Cajal (punta de flecha). Se observan, también, otras neuronas (flechas azules) de tamaño más reducido. Los núcleos celulares más pequeños, rodeados de citoplasma casi imperceptible, corresponden a distintos tipos de células de glía. En el neuropilo llama la atención la gran cantidad de fibras nerviosas mielínicas (teñidas de color azul brillante por el azul luxol) que discurren, aisladas o agrupadas en pequeños paquetes, en aparente desorden.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (7). 10x. En algunas áreas, el límite sustancia gris-sustancia blanca parece desdibujarse. Así, en el borde externo del cuello del asta posterior, se localiza - con forma de red - la formación reticular (FR), la cual está constituida por delgados septos de sustancia gris (reconocibles por la presencia de somas neuronales) entremezclados con pequeños haces de sustancia blanca (más teñidos de azul por la mayor abundancia de fibras mielínicas). En la parte superior de la imagen, tanto a la derecha como a la izquierda, se observa (muy pálida) la sustancia gelatinosa de Rolando (asteriscos).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Klüver-Barrera (8). 10x. El vértice o apex de cada una de las astas posteriores aparece cubierto dorsalmente por una región pálida, en forma de casquete o letra “V” invertida: es la sustancia gelatinosa de Rolando (R), muy pobre en mielina, y por lo tanto débilmente teñida con el azul luxol de la técnica de Klüver-Barrera. Se trata de un núcleo sensitivo del asta posterior, en el que existen numerosas neuronas de pequeño tamaño. Asimismo, aparece atravesada por pequeños paquetes de fibras nerviosas mielínicas (flechas). En la imagen se aprecia también la sustancia blanca, tanto el cordón posterior (Cp) como el lateral (Cl).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (1). Panorámica. Imagen a bajo aumento de una sección transversal de una médula espinal de rata al nivel de la región lumbar. Nótese el gran desarrollo de la sustancia gris, con astas anteriores (A) y posteriores (P) muy ensanchadas. Incluso a este aumento son distinguibles los somas de las motoneuronas (puntas de flecha rojas), así como otros somas (punta de flecha azul) situados más posteriormente, también de tamaño grande, que podrían corresponder a neuronas de la columna de Clarke. La sustancia blanca se subdivide en dos cordones anteriores (Ca), dos laterales (Cl) y dos posteriores (Cp). (Flecha roja: conducto ependimario. Flecha azul: surco medio anterior).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (2). 10x. Porción del asta anterior (A) de la sustancia gris de la médula espinal, en la que destacan los somas de las motoneuronas (puntas de flecha), grandes y de forma estrellada. Desde el límite externo de la sustancia gris irradian grupos de axones (fibras nerviosas) (flechas rojas) de estas neuronas (también de neuronas preganglionares vegetativas en las metámeras de D1 a L2), que atravesando completamente el espesor de la sustancia blanca (Sb) abandonan (flecha azul) la médula espinal para confluir varios de ellos y constituir la raíz anterior (asterisco).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (3). 20x. Motoneuronas (flechas) del asta anterior de la sustancia gris de la médula espinal. Con esta técnica argéntica es posible visualizar las prolongaciones neuronales mucho mejor que con las anilinas. Así, vemos que estas células poseen un soma grande, de forma estrellada, del que parten varias prolongaciones que pueden seguirse durante un trayecto de longitud variable. El neuropilo aparece surcado por finas fibras nerviosas, teñidas de un color oscuro, que corresponderían a axones de las propias motoneuronas, o a axones provenientes de neuronas localizadas en otras regiones, tanto medulares como extramedulares.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (4). 40x. Motoneuronas del asta anterior de la médula espinal, vistas a gran aumento. Con esta técnica se ponen de manifiesto las abundantes neurofibrillas que se entrecruzan en el soma y se continúan por las prolongaciones (tanto dendritas como axón). El soma de estas neuronas es de forma estrellada, voluminoso, del cual surgen varias prolongaciones que pueden seguirse durante un trayecto más o menos largo. El núcleo no se tiñe, aparece pálido, si bien se llega a identificar el nucleolo (punta de flecha) en su interior. Las prolongaciones neuronales más gruesas, que emergen a modo de “pellizcos” del soma, son inequívocamente dendritas (flechas rojas). Una de las neuronas exhibe, sin embargo, una prolongación relativamente fina desde su origen, apenas ramificada y que se va adelgazando de modo paulatino; muy posiblemente se trate de un axón (flecha azul).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (5). 100x. Motoneurona del asta anterior de la sustancia gris de la médula espinal vista a muy gran aumento, con objetivo de inmersión. Su soma es de tamaño grande y forma estrellada, del cual surgen varias prolongaciones que, con meros criterios morfológicos, pueden llegar a identificarse como dendritas (d) (las más gruesas, múltiples, que emergen a modo de “pellizcos” del soma), bien como axón (a) (único, relativamente fino desde su emergencia, apenas ramificado y que se va adelgazando de modo paulatino). Nótese cómo se llega a ver el entramado de neurofibrillas (punta de flecha) en el citoplasma de la neurona. El neuropilo aparece surcado por finas fibras nerviosas que corresponderían tanto a axones de las propias motoneuronas, como a axones provenientes de neuronas localizadas en otras regiones, bien medulares o extramedulares.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (6). 20x. En este detalle de la figura 2 puede verse una pequeña porción del asta anterior (A) con algunos somas de motoneuronas (flecha azul). Desde el límite externo de la sustancia gris irradian grupos de axones (fibras nerviosas, para ser exacto) (flechas rojas) de estas neuronas (y de neuronas preganglionares vegetativas en las metámeras D1 a L2) que, atravesando completamente el espesor de la sustancia blanca (Sb), abandonan (asterisco) la médula espinal para acabar confluyendo varios de ellos y constituir la raíz anterior (Ra).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (7). 4x. Imagen a bajo aumento de una sección transversal de una médula espinal de rata al nivel de la región lumbar. Nótese cómo, en ambos lados, las raíces posteriores (Rp) (constituidas por las ramas internas de la división en “T” de la prolongación de las neuronas del ganglio raquídeo) están penetrando en la médula espinal. En ese punto se establece la frontera entre el cordón lateral (Cl) y el cordón posterior (Cp) de la sustancia blanca. (A: astas anteriores. P: astas posteriores. Ra: raíces anteriores).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Médula espinal. Plata (8). 10x. Detalle de la figura anterior. La raíz posterior (Rp), constituida por las ramas internas de la división en “T” de la prolongación de las neuronas del ganglio raquídeo, está penetrando (asterisco) en la médula espinal. Se aprecian, ya en el interior de la médula, en una estrecha región comprendida entre el apex del asta posterior y la superficie medular, pequeños hacecillos de fibras nerviosas (flechas) que acabarán bien por sinaptar con neuronas sensitivas del asta posterior (P), bien por penetrar en el cordón posterior (Cp) para formar parte de vías nerviosas ascendentes.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (1). Panorámica. Imagen a bajo aumento de una sección transversal de la médula espinal. Uno de los dos ganglios raquídeos (G) de esta metámera puede verse abajo a la izquierda. Obsérvese su relación con la raíz posterior (asterisco) de la médula espinal. Está ligeramente más desplazado hacia delante de lo debido porque parece haberse desgarrado la raíz posterior. (Flecha: duramadre).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (2). 4x. A bajo aumento y cuando la orientación del plano de corte es favorable, es posible observar la localización, sobre todo periférica, de los somas neuronales (flechas azules), entre los que aparecen áreas ocupadas por fibras nerviosas (flecha roja). Obsérvese la raíz posterior (asterisco), saliendo directamente del ganglio. (Me: médula espinal. D: duramadre).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (3). 10x. En la parte superior de la imagen se observa la raíz posterior (asterisco), saliendo del ganglio, comprobándose cómo el ganglio raquídeo se halla en pleno trayecto de la raíz posterior. Los somas de las neuronas pseudomonopolares (puntas de flecha) se localizan sobre todo periféricamente (en la cortical o corteza), si bien cuando el plano de corte no es estrictamente central y longitudinal es posible ver, en el centro del ganglio (medular o médula), grupos de somas neuronales entremezclados con áreas donde se concentran fibras nerviosas (flechas). A la izquierda se aprecia una fina cápsula conjuntiva que rodea al ganglio. (D: duramadre).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (4). 20x. Las neuronas del ganglio raquídeo son neuronas pseudomonopolares, con soma globuloso o piriforme, que en los cortes histológicos adopta una forma en general redondeada y un contorno liso. Existen neuronas de tamaño grande (flechas rojas), con grumos de Nissl finos bien visibles, y otras más pequeñas (flechas azules), en las que la tinción del citoplasma somático es uniforme y los grumos de Nissl no llegan a distinguirse. Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que se relacionan estrechamente con los somas neuronales, rodeándolos, corresponden a las células de la glía ganglionar (también llamadas células capsulares o células satélites) (puntas de flecha). Con frecuencia se aprecian cúmulos de estos núcleos, adyacentes a un soma neuronal: cada una de esas agrupaciones se trataría de un “glomérulo” (asteriscos).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (5). 40x. Las neuronas pseudomonopolares del ganglio raquídeo poseen un soma globuloso o piriforme, que en los cortes histológicos aparece redondeado, si bien a veces adopta una forma poligonal al estar comprimido por somas neuronales vecinos. Las neuronas de tamaño grande (flechas rojas) muestran grumos de Nissl finos bien visibles. En otras neuronas, más pequeñas (flechas azules), la tinción del citoplasma somático es uniforme y los grumos de Nissl o no llegan a distinguirse, o quedan restringidos a la zona más externa del soma. Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que forman como una corona alrededor de los somas neuronales pertenecen a las células de la glía ganglionar (células capsulares o células satélites) (puntas de flecha azules). Con frecuencia se aprecian cúmulos de estos núcleos, adyacentes a un soma neuronal: cada una de esas agrupaciones corresponde a un “glomérulo” (asteriscos). A la izquierda de la imagen existe una zona con fibras nerviosas (F). (Puntas de flecha rojas: cono de arranque del axón. C: cápsula conjuntiva del ganglio).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (6). 100x. En el centro de la imagen se observa el soma de una típica neurona pseudomonopolar de tamaño grande, vista a muy gran aumento. Posee un núcleo (N) redondeado, de cromatina laxa y nucleolo desarrollado. Los grumos de Nissl, finos, están repartidos homogéneamente por el citoplasma somático. La franja alargada desprovista de grumos situada en el lado derecho del soma corresponde al axón (A), que parece rodear al soma. Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que se relacionan estrechamente tanto con los somas neuronales, rodeándolos, como con el axón, pertenecen a las células de la glía ganglionar (células capsulares o células satélites) (flechas). Con frecuencia se aprecian cúmulos de estos núcleos, adyacentes a un soma neuronal: cada una de esas agrupaciones corresponde a un “glomérulo” (G).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. HE (7). 100x. Neurona pseudomonopolar del ganglio raquídeo vista a muy gran aumento. Posee un núcleo (N) central, redondeado, de cromatina laxa y nucleolo evidente. Se observan grumos de Nissl finos, repartidos homogéneamente por todo el citoplasma somático excepto en la zona del cono de arranque del axón (asterisco azul), desprovisto de tales grumos. Se llega a apreciar la emergencia del propio axón (flecha azul), con unas finas líneas que corresponden a microtúbulos. Inmediatamente a la izquierda, se aprecia un glomérulo (G), con varias secciones del axón (puntas de flecha rojas) acompañadas de varios núcleos pertenecientes a células de la glía ganglionar (“gliocitos periaxónicos”) (flechas rojas). Se llega a observar la fina “cápsula” conjuntiva (puntas de flecha azules) que rodea por completo a soma neuronal y células satélites, quedando el propio glomérulo confinado en su interior. (Asterisco rojo: célula satélite o capsular -“gliocito perisomático”-. D: tejido conjuntivo fibroso de la duramadre).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (1). 4x. Ganglio raquídeo observado a bajo aumento. Con esta anilina básica se tiñen muy bien los grumos de Nissl de las neuronas, así como los núcleos celulares (tanto la heterocromatina como el nucleolo). Los somas de las neuronas pseudomonopolares (puntas de flecha) se localizan sobre todo periféricamente (en la cortical o corteza del ganglio), si bien cuando el plano de corte no es estrictamente central y longitudinal, se ven en el centro del ganglio (medular o médula) grupos de somas neuronales entremezclados con fibras nerviosas (flechas). Abajo y a la izquierda se aprecia una porción de la raíz posterior (Rp). (Me: médula espinal).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (2). 10x. Las neuronas del ganglio raquídeo son neuronas pseudomonopolares, con soma globuloso o piriforme, que en los cortes histológicos adopta una forma en general redondeada y un contorno liso. Existen neuronas de tamaño grande (flechas rojas), con grumos de Nissl finos bien visibles, y otras más pequeñas (flechas azules), en las que la tinción del citoplasma somático es uniforme y los grumos de Nissl apenas se distinguen. Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que rodean a los somas neuronales, corresponden a las células de la glía ganglionar (también llamadas células capsulares o células satélites) (puntas de flecha rojas). En la parte superior izquierda de la imagen se observa la raíz posterior (Rp). Tanto en ella como en las áreas del interior del ganglio ocupadas por fibras nerviosas, los núcleos alargados (puntas de flecha azules) que aparecen pertenecerían a células de Schwann, así como a fibroblastos del conectivo endoneural.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (3). 20x. Las neuronas pseudomonopolares del ganglio raquídeo poseen somas de tamaños muy variables. Hay somas de tamaño grande (flechas rojas), con grumos de Nissl finos bien visibles, y otros (flechas azules) de calibre mediano o pequeño en los que la tinción del citoplasma es uniforme y los grumos de Nissl se distinguen con más dificultad (con cierta frecuencia se observa un refuerzo - punta de flecha azul - de la basofilia en la periferia del soma). Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que se relacionan estrechamente con los somas neuronales, rodeándolos o formando parte del glomérulo (G), corresponden a las células de la glía ganglionar (también llamadas células capsulares o células satélites). En las áreas del interior del ganglio ocupadas por fibras nerviosas, los núcleos alargados pertenecen tanto a células de Schwann (los más pálidos) como a fibroblastos del conectivo endoneural. (Puntas de flecha rojas: cono de arranque del axón).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (4). 40x. Las neuronas del ganglio raquídeo son del tipo pseudomonopolar. El núcleo celular (N) es característico: grande, esférico, de cromatina laxa y nucleolo desarrollado. En cuanto al citoplasma, destaca la típica imagen de grumos de Nissl finos (flecha azul), sobre todo en los somas de mayor calibre, mientras que en los somas neuronales más pequeños, los grumos de Nissl se distinguen con dificultad, apareciendo con frecuencia un ribete (flecha roja) de material basófilo en la periferia del soma. Los núcleos pequeños, ligeramente aplanados y de cromatina densa, que se relacionan estrechamente con los somas neuronales, rodeándolos o agrupándose para formar parte del glomérulo (G), corresponden a las células de la glía ganglionar (también llamadas células capsulares o células satélites) (puntas de flecha). Los núcleos alargados que aparecen en los espacios claros que hay entre los somas neuronales, son tanto de células de Schwann como de fibroblastos del tejido conjuntivo. (Asteriscos: cono de arranque del axón).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (5). 40x. La neurona pseudomonopolar del centro de la imagen posee un núcleo (N) grande (de cromatina laxa y nucleolo desarrollado) y un citoplasma con típicos grumos de Nissl finos. En el lado izquierdo del soma hay una zona pálida desprovista de grumos de Nissl, el cono de arranque (asterisco rojo) y, junto a él, se aprecia un glomérulo (G), con múltiples secciones del axón (flechas) agrupadas en un espacio reducido y estrechamente relacionadas con las células de la glía ganglionar (en este caso “gliocitos periaxónicos”) (puntas de flecha rojas). El resto de los somas neuronales son de tamaño mediano/pequeño. Las áreas (asterisco azul) desprovistas de somas neuronales están ocupadas por fibras nerviosas, siendo posible distinguir núcleos de células de Schwann (más grandes y pálidos) y de fibroblastos endoneurales. (Punta de flecha azul: “gliocito perisomático”).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (6). 100x. Imagen a muy gran aumento de tres neuronas pseudomonopolares. Las dos de la derecha son de tamaño mediano y pequeño, mientras que la del centro (con grumos de Nissl finos) es de tamaño grande. En ella no vemos el núcleo puesto que el plano de corte no lo ha afectado, pero en cambio destaca un cono de arranque axonal (asterisco), desprovisto de grumos de Nissl y - junto a él - se observan tres secciones del axón (Ax) que corresponden a un glomérulo. Los núcleos pequeños y ovalados, de cromatina relativamente densa, que rodean tanto a estos somas neuronales como al glomérulo, pertenecen a células de la glía ganglionar (flechas rojas). En la parte inferior derecha de la imagen los núcleos alargados, relativamente grandes y pálidos, probablemente sean de células de Schwann.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (7). 100x. Imagen a gran aumento del soma de una típica neurona pseudomonopolar grande. Obsérvese el núcleo (N), de cromatina extraordinariamente laxa y nucleolo (n) muy llamativo. El citoplasma somático está totalmente ocupado por grumos de Nissl finos (punta de flecha). Se aprecian perfectamente los núcleos (flechas rojas) de las células de la glía ganglionar (células capsulares o células satélites), pequeños, algo alargados y de cromatina relativamente densa. Existen algunos núcleos muy aplanados, situados inmediatamente por fuera de las células de la glía ganglionar: corresponden a fibroblastos (flechas azules) de la fina “cápsula” conjuntiva que envuelve por completo al soma neuronal y a su glomérulo.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Violeta de cresilo (8). 100x. Soma de una neurona pseudomonopolar de gran tamaño. El núcleo (N) es redondeado, de cromatina muy laxa y nucleolo (n) desarrollado. Abundantes grumos de Nissl finos (punta de flecha) ocupan todo el citoplasma somático, pero están ausentes del cono de arranque (asterisco) y del propio axón (Ax), que se ve emerger a la derecha y hacia abajo. Se aprecian los núcleos de las células de la glía ganglionar (células satélites o capsulares) (flechas), rodeando al soma neuronal. Son de forma algo ovoidea, con cromatina relativamente densa.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Klüver-Barrera (1). 4x. Imagen a bajo aumento de un ganglio raquídeo teñido con la técnica de Klüver-Barrera. Las neuronas pseudomonopolares (flecha) se tiñen gracias a la apetencia de sus grumos de Nissl por el violeta de cresilo. Las fibras nerviosas (asterisco) se ven de color azul brillante, dado que el azul luxol impregna la mielina de ese color. Nótese cómo los somas neuronales se localizan sobre todo periféricamente (en la corteza o cortical del ganglio, C), siendo atribuible a la orientación del plano de corte el que algunos somas aparezcan en posición central (aparentemente, pues, en plena medular, M). A la izquierda se aprecia la raíz posterior (R) saliendo del ganglio.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Klüver-Barrera (2). 20x. En la cortical o corteza (C) del ganglio (situada en esta imagen a la derecha) es donde preferentemente se localizan los somas de las neuronas pseudomonopolares. En la medular o médula (M) el elemento predominante son las fibras nerviosas mielínicas (flechas rojas), si bien entre ellas también existen neuronas. Esto es debido tanto a cierta irregularidad del límite córtico-medular, como a la orientación del plano de corte. El halo pálido que aparece rodeando a muchos de los somas neuronales es un artefacto de técnica.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Klüver-Barrera (3). 40x. A gran aumento podemos observar cómo los somas neuronales (flechas) poseen grumos de Nissl finos, teñidos de color violáceo con el violeta de cresilo. Las fibras nerviosas mielínicas (asteriscos), teñidas de color azul brillante con el azul luxol, corresponden tanto a la única prolongación de cada una de estas neuronas como a la bifurcación o división en “T” de la misma, para dar lugar a las ramas externa e interna, que acabarán abandonando el ganglio raquídeo y constituyendo la raíz posterior. El halo pálido que aparece rodeando a muchos de los somas neuronales es, evidentemente, un artefacto.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Plata (1). 10x. Neuronas preudomonopolares (flechas) de un ganglio raquídeo teñidas con una técnica argéntica que las impregna de color marrón más o menos oscuro. En muchos de los somas neuronales se observa cómo la única prolongación que emiten, nada más emerger da una serie de vueltas sobre sí misma, constituyendo el denominado “glomérulo” (puntas de flecha). Entre los grupos de somas neuronales se aprecian áreas (asterisco) en donde se acumulan las fibras nerviosas, originadas al dividirse en “T” (a cierta distancia del glomérulo) la prolongación de cada una de estas neuronas.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Plata (2). 20x. Somas de neuronas pseudomonopolares (S). En muchos de ellos se observa cómo la única prolongación que emiten, nada más originarse del soma, da una serie de vueltas sobre sí misma, de mayor o menor complejidad, para constituir el llamado “glomérulo” (flechas). (F: áreas donde se acumulan fibras nerviosas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Plata (3). 40x. Varios somas de neuronas pseudomonopolares (S) en los que se aprecia fácilmente cómo la única prolongación que emerge del soma da lugar al glomérulo (flechas azules). Alguno de estos glomérulos es de extraordinaria complejidad (asterisco). Nótese que, a veces, la prolongación (flecha roja) que sale del soma no forma glomérulo, sino que discurre más o menos rectilíneamente. (F: fibras nerviosas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Plata (4). 40x. Pequeño grupo de somas de neuronas pseudomonopolares (S) flanqueado, a ambos lados, por fibras nerviosas (F). Pueden observarse varios glomérulos (flechas). Inmediatamente a la derecha de este grupo de neuronas es posible ver el punto exacto en donde una prolongación neuronal se está dividiendo en “T” (punta de flecha).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Plata (5). 40x. Paquete de fibras nerviosas en un ganglio raquídeo. Pertenecen siempre a la prolongación única de las neuronas pseudomonopolares y a su correspondiente bifurcación en “T”. Nótese cómo el calibre de estas fibras nerviosas es muy variable: las fibras de calibre grande (flecha azul) y mediano (flecha roja) son mielínicas; las más delgadas (punta de flecha), por el contrario, serían fibras mielínicas finas o -incluso- amielínicas. Abajo y a la derecha se observa el soma de una neurona pseudomonopolar (S).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Formol-urano (1). 20x. Imagen a mediano aumento de un ganglio raquídeo teñido con la técnica del formol-urano de Cajal. Se observan numerosas neuronas pseudomonopolares (flechas), así como áreas en donde se acumulan las fibras nerviosas (F). Con esta técnica se pone de manifiesto el complejo de Golgi (puntas de flecha azules) impregnado de un color pardo oscuro, que se distribuye por todo el soma neuronal excepto al nivel del cono de arranque u origen del axón (puntas de flecha rojas), donde está ausente.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio raquídeo. Formol-urano (2). 40x. Detalle de la figura anterior. El complejo de Golgi (flechas azules) se pone de manifiesto con esta técnica histológica, mostrándose como una compleja red de canalículos anastomosados. Se distribuye por todo el soma de las neuronas pseudomonopolares, excepto en la región del cono de arranque u origen del axón (flecha roja), donde está ausente. (N: núcleo neuronal. F: fibras nerviosas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (1). Humano. 2x. Imagen a muy bajo aumento de un ganglio vegetativo. Los somas neuronales se distribuyen por todo el ganglio, de modo que - a diferencia del ganglio raquídeo - no existe corteza ni médula. Entre los somas de las neuronas vegetativas (que muestran cierta tendencia a formar pequeños grupos) existen extensas áreas (asteriscos) donde se acumulan fibras nerviosas. Aunque no es posible verlo a este aumento, hay también células satélites que rodean a cada neurona, así como un conjuntivo endoneural relacionado con las fibras nerviosas. Por fuera, el ganglio está revestido por una delgada cápsula conjuntiva (C).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (2). Humano. 4x. Los somas neuronales (puntas de flecha) del ganglio vegetativo se distribuyen irregularmente, si bien tienden a formar pequeños grupos. Existen, además, extensas áreas (F) desprovistas de somas neuronales, en donde se agrupan las fibras nerviosas. En el lado derecho de la imagen, especialmente en la mitad inferior, se aprecian varios gruesos paquetes (asteriscos) de fibras nerviosas entrando/saliendo del ganglio.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (3). Humano. 10x. Neuronas vegetativas (flechas) distribuidas sin orden aparente, entre gran cantidad de fibras nerviosas (F). La mayoría de los somas neuronales están ligeramente retraídos por un problema de fijación, de modo que queda un pequeño espacio claro alrededor de los mismos. Nótese cómo hay núcleos de células de la glía ganglionar (células satélites o capsulares) rodeando a los somas de estas neuronas vegetativas.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (4). Humano. 20x. Múltiples neuronas vegetativas separadas por fibras nerviosas (F) y tejido conjuntivo en el que se aprecian vasos sanguíneos (V). Los somas de estas neuronas poseen un núcleo esférico, de cromatina laxa, que a veces está desplazado (punta de flecha roja) del centro de la célula. En el citoplasma somático hay grumos de Nissl finos no muy evidentes, que a veces tienden a localizarse (punta de flecha azul) en la periferia del soma. No es raro encontrar en el soma de las neuronas vegetativas cantidades variables de un pigmento parduzco-amarillento (flechas). Puede tratarse tanto de melanina como de lipofuscina. Se requieren técnicas especiales para determinar su naturaleza.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (5). Humano. 40x. Los somas de las neuronas vegetativas poseen un núcleo esférico, de cromatina laxa y nucleolo desarrollado, en ocasiones desplazado del centro de la célula. En el citoplasma somático hay grumos de Nissl finos no muy evidentes, que a veces tienden a localizarse (punta de flecha azul) en la periferia del soma. No es raro encontrar cantidades variables de un pigmento parduzco-amarillento (flechas rojas), que puede tratarse tanto de melanina como de lipofuscina. Se observa cómo del soma de estas neuronas emergen prolongaciones (flechas azules) que atraviesan tanto la cubierta de células de la glía ganglionar como la cápsula conjuntiva que rodea al soma, para ingresar en el territorio de las fibras nerviosas. Entre los somas neuronales hay fibras nerviosas (F) y tejido conjuntivo con vasos sanguíneos (V).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (6). Humano. 100x. Somas de varias neuronas vegetativas vistas a gran aumento. El núcleo celular (N) es esférico, de cromatina laxa, con un nucleolo (n) muy desarrollado. En el citoplasma somático los grumos de Nissl - finos - destacan poco, y a veces tienden a localizarse (punta de flecha) en la periferia del soma. Todos los somas que aparecen en la imagen muestran una cantidad mayor o menor de gránulos de un pigmento parduzco-amarillento (flechas), que puede tratarse tanto de melanina como de lipofuscina. Su naturaleza exacta no puede determinarse con una simple hematoxilina-eosina. (F: territorio donde se localizan fibras nerviosas y tejido conjuntivo con vasos sanguíneos, así como dendritas extracapsulares de estas neuronas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. HE (7). Humano. 100x. Somas de varias neuronas vegetativas vistas a gran aumento. El núcleo celular (N) es esférico, de cromatina laxa, con un nucleolo (n) muy desarrollado. En el citoplasma somático los grumos de Nissl - finos - destacan poco, y a veces tienden a localizarse (puntas de flecha azul) en la periferia del soma. Tres de los cuatro somas que aparecen en la imagen, muestran una cantidad variable de gránulos parduzco-amarillentos (flechas azules) de un pigmento que puede tratarse tanto de melanina como de lipofuscina. Del soma de una de estas neuronas emerge una gruesa prolongación (flecha roja) que inequívocamente atraviesa la cápsula, pudiendo tratarse de una dendrita larga, extracapsular. La neurona de la parte superior de la imagen parece emitir varias prolongaciones muy finas (puntas de flecha rojas), cuyo aspecto es compatible con el de dendritas cortas, intracapsulares. (Asterisco: núcleo de célula satélite o capsular. F: territorio donde se localizan fibras nerviosas y tejido conjuntivo con vasos sanguíneos, así como dendritas extracapsulares de estas neuronas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (1). Humano. 2x. Imagen a muy bajo aumento de un ganglio vegetativo. Los somas neuronales se distribuyen por todo el ganglio, de modo que no existe cortical ni medular. Entre los somas de las neuronas vegetativas (que muestran cierta tendencia a formar pequeños grupos) existen extensas áreas (asteriscos) donde se acumulan gran cantidad de fibras nerviosas. Por fuera el ganglio está revestido por una delgada cápsula conjuntiva (flecha roja). A lo largo del lado izquierdo de este ganglio se observan paquetes de fibras nerviosas: dos entrando/saliendo (Fn) del ganglio, y tres cortados transversalmente (flechas azules).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (2). Humano. 4x. En esta imagen a bajo aumento de un ganglio vegetativo es posible observar cómo los somas neuronales emiten varias prolongaciones de longitud variable. Entre los somas de las neuronas vegetativas existen extensas áreas (asteriscos) donde se acumulan gran cantidad de fibras nerviosas, impregnadas de color negro o marrón muy oscuro por la plata.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (3). Humano. 10x. Las neuronas vegetativas (puntas de flecha) poseen un soma redondeado del cual emergen - sin apenas deformarlo - múltiples prolongaciones (un axón y múltiples dendritas de longitud variable). Estas neuronas aparecen distribuidas irregularmente, con cierta tendencia a formar pequeños grupos. Entre ellas hay extensas áreas desprovistas de somas, en las que se acumulan grandes cantidades de fibras nerviosas (F) impregnadas de color negro o marrón muy oscuro por la solución argéntica.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (4). Humano. 20x. Neuronas vegetativas en las que se aprecia el soma, redondeado y con un hueco en su interior que corresponde a la imagen en “negativo” del núcleo. De este soma, y sin apenas deformarlo, surgen múltiples dendritas (puntas de flecha azules) de longitud variable, y un único axón (difícil de identificar con certeza). Varios de los somas neuronales que aparecen en la imagen acumulan cantidades variables de una sustancia de aspecto granular (puntas de flecha rojas) teñida de negro: podría corresponder tanto a melanina como a lipofuscina. Arriba y a la derecha hay un grueso tabique conjuntivo (C), en el que se aprecian fibras colágenas que forman haces ondulados teñidos de color marrón claro. (Flecha: neurona vegetativa binucleada. F: áreas desprovistas de somas neuronales, en donde se concentran fibras nerviosas).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (5). Humano. 20x. El soma de las neuronas vegetativas es redondeado. De él emergen múltiples dendritas (puntas de flecha azules) de longitud variable, y un único axón (difícil de identificar con certeza). Dendritas largas de dos o más neuronas cercanas se aproximan hasta confluir, para formar el llamado “glomérulo” (G), donde se establecen múltiples contactos sinápticos. Varios de los somas neuronales que aparecen en la imagen acumulan cantidades variables de una sustancia de aspecto granular (puntas de flecha rojas) teñida de negro: podría tratarse tanto de melanina como de lipofuscina. Entre los somas neuronales, las finas líneas onduladas teñidas de negro pueden corresponder tanto a axones (fibras nerviosas) (de neuronas de este ganglio, de otro, o de neuronas preganglionares vegetativas), como a dendritas largas.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (6). Humano. 40x. Detalle de la imagen anterior, en donde se observa un glomérulo (G) constituido por la confluencia de dendritas largas de dos neuronas. Nótese cómo el soma de estas neuronas vegetativas es redondeado, prácticamente no se deforma, pese a emitir múltiples prolongaciones (un axón y varias dendritas de longitud variable).
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (7). Humano. 40x. El soma de las neuronas vegetativas es redondeado, y emite varias prolongaciones: un axón, difícil de identificar con certeza, y múltiples dendritas de longitud variable. Las dendritas se clasifican en largas o extracapsulares (flechas azules) (las que atraviesan la cápsula (punta de flecha) de células satélites que rodea al soma) y cortas o intracapsulares (las que no lo hacen). En ocasiones se aprecian finas fibras nerviosas que están en estrecho contacto con el soma neuronal: se trataría de fibras nerviosas aferentes (flecha roja) que van a sinaptar con el soma. En la parte inferior de la imagen puede verse un típico glomérulo (G), constituido por la confluencia de dendritas largas de dos neuronas. A la derecha hay un grueso tabique conjuntivo (C), con haces ondulados de fibras colágenas.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal
Ganglio vegetativo. Plata (8). Humano. 40x. Las neuronas vegetativas son multipolares, y sus dendritas pueden ser tanto largas o extracapsulares (puntas de flecha azules) como cortas o intracapsulares (puntas de flecha rojas). En el centro de esta imagen puede verse cómo dendritas largas (flechas azules) de al menos tres neuronas vegetativas confluyen para formar un glomérulo (G). Arriba y a la izquierda se observa una neurona en la que parece identificarse la cápsula (flecha roja) que rodea íntimamente al soma neuronal.
Ver la imagen en el Microscopio Virtual      Volver a la bandeja      Volver al Menú principal